F018 F092 Antara Polanco





















En el año 2004 el despacho del Arquitecto Javier Sordo contacto a FAPRESA para llevar acabo los trabajos de ingeniería y desarrollo de la piel de la primera etapa de un ambicioso proyecto en desarrollo que cambiaría el paisaje urbano y el la plusvalía de la zona. ARQme contribuyo a lograr que la apariencia curva del edificio se lograra a partir de utilizar elementos prefabricados que simplificaron la estructura principal logrando colar los los entre ejes de forma recta y que los paneles tomaran la curvatura a partir de las extensiones de los conectores, de igual forma esta obra se convirtió en una de las primeras obras donde la fachada tuvo una tarea estructural y esta fue la de lograr hacer un volado de 1 metro con una losa de 10 centímetros de peralte que en realidad forma parte de los marcos de ventana de 3 x 3 metros colados en concreto blanco con un acabado texturizado en la cara exterior y un acabado completamente liso en el interior. En los marcos de ventana se dejaron insertos para recibir directamente al cristal templado que se coloco en cada uno de los marcos, haciendo de esta solución una muestra del detalle al que se puede llegar con los elementos prefabricados de fachada. En el caso del corporativo se conservo la textura y la profundidad de un metro de la fachada pero en esta ocasión son unos faldones y columnas que tienen un forma triangular dejando filosas intersecciones entre la trama horizontal y vertical que solamente con el uso de elementos prefabricados hubiera sido posible resolver. Otro tema importante en el manejo de elementos prefabricados y el diseño de los mismos que tuvo que resolver ARQme bajo la instrucción de Rafael Barona y Sergio Alvarez fue diseñar con la invaluable ayuda de Rodrigo Romo el sistema de izaje de las piezas excéntricas que debían de llegar perfectamente niveladas a su posición final sin embargo la propia geometría impedía que se hiciera un montaje convencional.
Aunado a esto las piezas de la fachada sur tenían que ser elevadas por la fachada norte hasta el nivel 6 para ser trasladadas con un montacargas a través de todos el edificio y a partir de este punto volando sobre la zona de comida rápida del centro comercial empezar a elevar o bajar las piezas para empezar a instalar los prefabricados, todas estas maniobras fueron estudiadas desde la primera propuesta comercial lo cual hizo que la obra fuera asignada por el bajo costo a FAPRESA que audazmente llevo acabo todas y cada una de las maniobras que fueron planeadas en la ingeniería constructiva.
Regresando al a la primera etapa en el año 2005 nos encontramos con la esquina de ejercito nacional y la calle de Moliere donde tenemos la tienda ZARA , se logro regularizar la geometría original a base de dos conos invertidos con ranuras de acuerdo al diseño arquitectónico que se colaron en solo dos moldes pero generando más de 50 piezas distintas en una zona muy reducida del proyecto a un bajo costo. La labora de trabajo del equipo de trabajo de ARQme junto con el equipo de arquitectos liderado por Jorge Isaias haciendo equipo con Armando Zarraga quienes rigurosamente fueron cerciorandose que las intenciones de diseño se cumplieran a cabalidad e incluso en ocasiones mejorando, una vez diseñado el elemento prefabricado la apariencia final del proyecto.