Es el proceso por el cual se van develando de forma casi paralela, la estructura y el espacio arquitectónico compartiendo un común denominador que es el la construcción. Es la resultante de una operación racional a partir del calculo y la capacidad de construir agotando las alternativas que pueden hacer posible el espacio proyectado. La ingeniería Constructiva es un servicio de ARQme para el diseño y desarrollo de edificaciones que buscan la economía estructural y la coherencia constructiva. Se habla de de estos dos términos como la capacidad de averiguar en la imaginación y antes de la ejecución de los trabajos todas aquellas posibilidades que puedan lograr un mismo lenguaje constructivo. La responsabilidad de un proyecto desde la conceptualización, programa, proyecto ejecutivo y ejecución de los trabajos se ha ido diluyendo con el paso de los años sin que realmente exista una cabeza o una directriz por lo que en ocasiones pareciera que estamos regresando a la torre de babel donde cada quien empieza a jalar en direcciones distintas y el resultado de la obra se ve mermado por esta forma nueva de intercambiar la responsabilidad de la obra. La ingeniería Constructiva como su nombre lo dice lo que que busca es la generación de las partes de un todo pero siempre desde la viabilidad de la obra y su construccion a partir de elementos prefabricados de cualquier naturaleza. Es cuando se hace una lamina de taller de un elemento prefabricado que llegamos a conocer realmente el cien por ciento de algo, y esto nos ayuda a la vez a planear de forma correcta los pasos que debe de seguir la obra y viceversa, aprovechar los componentes al máximo y hacer del lenguaje constructivo un lenguaje arquitectónico que enriquezca la obra y no solamente como un medio para crear una idea si no como la idea misma que se muestra a través del lenguaje de la construcción.